La gàbia de les boges

Ficha técnica:

Título original: La cage aux folles

Año de estreno del original: 1973

Autor: Jean Poiret

Puesta en escena 2011: Grup la Clau

Elenco:

Marcel: Fede González

Mario:: Emi González

Gerard: Boris Zimbrano

Jacob: Albert Foig

Sofía: Dolo Casadevall

Aleix Vidal: Jordi Alonso

Mercedes: Lluïsa Cantabarella

Laura: Susanna Tercero

Paco: Jordi Pern

Presentador: Sara Roses

Dirección: Carme Sánchez

El pasado 11 de diciembre comenzó para mí el XVII concurso de teatro de Malgrat de Mar organizado por el grupo local Germanor.

Me estrené como jurado con la obra del grupo de teatro La Clau, de Sta. Coloma de Farners, qué nos ofrecieron su particular versión de La jaula de las locas.

El argumento de esta comedia de enredo se centra en Marcel y Mario, una pareja de homosexuales, que ven como el hijo biológico del primero desea casarse, mientras que el segundo se ve forzado por el joven a mantenerse al margen de los preparativos y la ceremonia puesto que, debido a su amaneramiento, podría poner en jaque la boda, puesto que la novia es hija de un diputado de un conocido partido político ultraconservador. Las dos familias quedan en casa de los padres de él para concertar el festejo y, a partir de ahí, las mentiras se van convirtiendo en el hilo conductor de la trama, debido a que la novia le cuenta a sus estirados padres que sus suegros son diplomáticos, ocultando así la verdadera profesión de la pareja de hombres: Marcel es el propietario de un local de ambiente gay, en el que actúa Mario como transformista. Por otro lado, el hijo de Marcel contacta con su madre biológica para que puedan pasar por una familia formal ante los que serán sus futuros suegros. La cosa se complica aún más con el futil intento de hacer ver al mayordomo de los padres de él como heterosexual, y con la estratagema de Mario caracterizándose como la madre biológica de su hijastro. Es cuando aparece la madre real del joven cuando se descubre el pastel, pero ahí no acaba la cosa, puesto que el chófer del padre de ella ha reunido a una jauría de periodistas para vender a la prensa el escándalo en el que está involucrado el político. La historia acaba con la colaboración de Mario, que ofrece sus vestidos a su consuegro y su esposa consorte, para que puedan salir disfrados de la casa sin llamar la atención de los paparazzi.

Centrándonos en el cariz cómico e histriónico de la historia, era muy complicado que el grup la Clau no consiguiese hilvanar escénicamente su propuesta sin arrancar un gran número de carcajadas del público de Malgrat de Mar (que acudió masivamente al teatro llenando la sala), y la verdad es que lo consiguieron con creces. Sobre todo contribuyeron a ello el buen hacer, en los chicos, de Boris Zambrano, en el papel de Jacob (el criado amanerado), y Jordi Alonso, como Aleix Vidal (el diputado del partido conservador y padre de la novia) y, en las chicas, Dolo Casadevall, como la madre biológica del novio, y Lluïsa Cantabarella, como la madre de la novia, con unas interpretaciones muy solventes y unos personajes muy bien trabajados. No todo el resto del elenco estuvo a tan buen nivel, pero teniendo en cuenta que estamos ante un certamen de teatro amateur, tampoco podemos ponernos en plan recalcitrante. Solo anotar que chirriaron algunas pausas en los diálogos, algún desliz con el decorado y los utensilios y una lástima que a nivel técnico, en los números musicales, no se escuchaban las voces de los actores por culpa del alto volumen de la música o el mal funcionamiento de los micrófonos. También me supo mal que algunos gags se quedaran cortos cuando la situación propiciaba que se pudiese llegar mucho más lejos pudiendo dar más juego del que vimos y alguna que otra caída de ritmo. A nivel técnico también hubo algún que otro fallo en la iluminación, con personajes hablando a oscuras, sobre todo en los primeros compases, que por fortuna se fueron minimizando en la segunda mitad de la obra.

La propuesta de la Clau, bajo mi punto de vista, brilla con luz propia en la escenografía. Dejando a un lado el apartado lumínico y sonoro, me refiero al decorado; con la segmentación de la escena en dos partes: por un lado un balcón de Barcelona, donde viven los padres de ella, y un balcón de Sitges, donde viven los padres de él. Un decorado, además, que va cambiando y modificándose eficazmente sobre la marcha y según avanza la historia, por no hablar del vestuario, cambiando los actores continuamente de ropa casi sin darnos cuenta, y con una selección de conjuntos bastante acorde con lo que se está contando.

Para el final dejo el punto más flojo de la representación, en el que el grupo debe centrarse en trabajar para sucesivos espectáculos, y es que en una comedia musical no pueden fallar los números musicales. Salvo uno de los últimos, en el que participaba Dolo Casadevall y que fue bastante pasable, el resto de coreografías y números se les veía descompensados, fallidos y en ocasiones recordaban a puestas en escena de baile de espectáculo de fin de curso. El primero en el que se nos presenta el alterego travesti de Mario no estuvo mal interpretado por Emi González, pero fue el primero en el que el volumen de la música no dejaba oír la voz.

En general, como comentaba al principio, la obra gustó mucho al público, que rió y rió y se lo pasó en grande con el desparpajo de algunos gags, pero a mí me queda la sensación de que podría haber sido mucho mejor, que la propuesta se queda a medio camino, y es una pena teniendo en cuenta el potencial y las ganas de sus participantes. De todos modos, estoy convencido que si trabajan los puntos flacos que lastran la actual puesta en escena, conseguirán redondear el conjunto, ganando la obra bastantes enteros.

Enhorabuena al grup la Clau. Les deseo mucha suerte para los próximos espectáculos que preparen y para los próximos bolos que surjan con su jaula de locas.

Esta entrada fue publicada en Comedia, Concurso, Crítica, Humor, Teatro y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a La gàbia de les boges

  1. J.A.J.Pérez dijo:

    Te faltó decir el momento de la media parte, en la que sacaron a dos personas del público (una de las cuáles era compañero del jurado como tu), y que en ese preciso instante, éste “enloquecio” cuál loca desparatada.

    Enhorabuena por tu web, y un abrazo compañero

    • Antonio S.V. dijo:

      Esa parte fue espectacular. El público enloqueció, ciertamente. Y eso que solo bailaste…
      Un abrazo para ti también, fenómeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *