El criat de dos amos

Año de estreno del original: 1745

Autor: Carlo Goldoni

Puesta en escena 2011: Grup Enric Borràs de St. Feliu de Llobregat.

Elenco:

Arlequín: Sergi Casanovas

Pantalone de Bisonyosi: Ramón Rius

Doctor Lombardi: Antón Domingo

Beatriu: Lorena Hernández

Florind Aretusi: Víctor Abadia

Silvi: Bernat Casanova

Clarissa: Clara Arnas

Maragdina: Laia Ferré

Briguel.la: Montse Voltà

Cambrer: Oriol Massagué

Dirección: Joan Ribas

En el comienzo del ecuador del concurso, nos encontramos con ración extra y a pies juntillas de obra clásica al canto, del que servidor no es muy devoto por los riesgos que conlleva, pero se agradece para hacer el evento más variado.

Estamos en plenos años 2000 y un entretenimiento clásico de hace algo menos de 300 años, no es de fácil digestión para un público acostumbrado a hilos argumentales algo más frescos. De igual modo, cierto es que una gran parte del público asiduo a la escena teatral, está encallecido y asume las tramas de estos grandes clásicos y ya está predispuesto a ver lo que va a ver.

En el caso presente que nos ocupa, el grup Enric Borràs lleva a cabo una traslación en vivo del texto que no debe de diferir mucho de lo visto en los corrales de comedias de la época y éste es el gran acierto de la representación. Al menos, para mi gusto, ya que las puestas al día de estas obras me dejan siempre un “dejavú” de pedantería pseudo new age que me descoloca y desencuadra una narrativa sencilla, intentándola hacer ver como algo que, obviamente, no es.

Durante las casi dos horas que dura la representación, ante nuestros ojos no cesan de ir y venir personajes, de acaecer enredos, desconciertos y cabriolas por parte del personaje principal. En este punto, cabe destacar la labor de Sergi Casanovas interpretando a Arlequín, que hace un esfuerzo plástico utilizando su cuerpo, llevándolo hasta tal punto que acaba la obra sudando la gota gorda, literalmente, pero sin perder el resuello y la energía. Aunque a muchos le pueda parecer una actuación demasiado histriónica, yo aplaudo la decisión del director de llevar la interpretación del personaje al punto que le corresponde y de abusar del buen actor que se pone en sus manos. Sin duda, se trata de un actor entregado que se deja dirigir.

El resto del elenco se encuentra en un nivel adecuado al rol que le pertoca, ni más ni menos. Algunos se quedan a medio camino pero, por fortuna, se trata de una obra coral, con lo que podemos hacer la vista gorda hasta cierto punto. Un punto de atención también para Lorena Hernández, sobreactuada en la parte final, pero haciendo una interpretación digna de mencionar.

La escenografía con cortinas es resultona, aunque opino que resulta demasiado simplista y en ocasiones llega a ser molesta para el desarrollo del espectáculo. El vestuario es bastante desigual, viéndose un mimo que alabo en los personajes masculinos, pero que queda descompensado con una falta de cuidado en los atuendos femeninos que desentona bastante.

Por parte de la dirección, creo que el foco de atención sobre el personaje principal, ha dejado un conjunto irregular en cuanto a la interpretación. El trabajo de dramaturgia no sé si fue algo en lo que se trabajó de manera consciente pero, si fue así, creo que debió recortarse el texto, dar tijeretazos aquí y allá, porque dos horas viendo un “clásico” con todas las de la ley, se hace poco llevadero en los compases finales.

Buen trabajo del Grup Enric Borràs, que ha tenido la valentía de llevar a escena un clásico, sin avergonzarse por exponerlo tal cómo es, sin maquillarlo para que parezca otra cosa, sin avergonzarse de hacerlo. Sinceramente, no hay motivo. Gracias.

 

Esta entrada fue publicada en Comedia, Concurso, Crítica, Teatro y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *