El club de la corbata

Título original: Cravate club

Año de estreno del original: 2001

Autor: Fabrice Roger-Lacan

Puesta en escena 2011: Grup GESPA (Grup Escènic Sant Pere Apòstol).

Elenco:

Miquel: Eduard Asensio

Jaume: Jordi Rodríguez

Dirección: Rosana Viloca.

Segunda jornada del certamen de teatro Vicenç Bayarri i Miralles, en Malgrat de Mar, en la que asisto como jurado. Afortunado me hallo por haber podido deleitarme con el espectáculo que trajo el GrupGESPA.

Días antes de la función, revisando la web de la obra, ya me llamó la atención la larga lista de premios obtenidos por el grupo y, después de haberla disfrutado el pasado domingo, la verdad es que no me sorprende.

En la propuesta de El club de la corbata que nos presenta el Grup GESPA, nos encontramos con dos actores carismáticos y metódicos que hilvanan dos personajes dispares, creíbles, humanos y reconocibles. Queda constancia, a lo largo de las casi dos horas que dura la representación, que Eduard y Jordi / Jordi y Eduard son dos auténticos monstruos de la escena por varios motivos: el primero de ellos es que han conseguido que ninguno de los dos se haga notar más o destaque demasiado en relación al otro, haciendo que la obra sea coherente y no haya altibajos, consiguiendo que el espectador no termine de decantarse por ninguno de los dos personajes de manera radical; el segundo es que asimilan las pautas que la directora propone de una manera tan natural y tan sólida, que me dio la sensación de estar frente a una obra profesional, en ningún caso “amateur”; en tercer lugar queda constancia de la predisposición de ambos de ir más allá, de arriesgar y jugar con el texto y las situaciones, y esto es muy pero que muy importante puesto que, de no ser así, una obra con dos personajes y tanto texto, dos actores mediocres, o de no tan alto nivel, habrían convertido el show en un soberano peñazo. Y es que el texto es muy agradecido, pero nada o muy poco se puede sacar de él sin un buen trabajo de dramaturgia previo o sin tanto buen hacer por parte del elenco.

Mucha culpa de que estos dos señores se luzcan de ese modo, la tiene la directora.  Rosana Viloca demuestra un gran talento y una valentía tremendas para enfrentarse a un texto como ese y la verdad es que aprueba con sobresaliente. Ya lo dejé caer anteriormente, pero es que una pieza con esta sutileza en los gags y una evolución tan significativa en sus dos únicos personajes y en un solo escenario, no podría haber obtenido el éxito que ha logrado de haber caído en manos de una dirección inexperta o sin talento y, sin duda, Rosana debe tener mucho de ambos valores, o al menos va bien servida del segundo. Ella nos deja adentrarnos como si tal cosa en las vidas de los dos personajes, dejando que nos sumerjamos en la historia sin hacernos bostezar, logrando una curva dramática similar a una montaña rusa, dándonos momentos de respiro entre gag y gag, pero estirándolos al máximo para tenernos todo el rato con la sonrisa en la boca y, en el momento culmen, conseguir la carcajada o sobrecogernos con los escasos pero bien conseguidos momentos dramáticos. También hace gala de una gran inteligencia en la transición entre actos, con los dos personajes en penumbra moviendo los objetos y retocando el vestuario uno frente a otro, como si estuviesen frente a un espejo. Para poner la guinda, consciente de los dos grandes actores que tiene a su disposición, Rosana los obliga a jugar entre ellos y con todos los elementos de la escenografía de manera eficaz.

Mención especial también para esa escenografía sencilla, en apariencia, sin dejar de ser efectista, que en todo momento nos ubica en la oficina de trabajo de los dos protagonistas, en la que no falta la típica máquina de café de cápsulas, ordenadores, lámparas, etc…

Desde mi punto de vista, el público supo ver la magnifica propuesta del Grup GESPA, con cuatro rondas de saludos debido a los efusivos aplausos totalmente merecidos. Da gusto salir del teatro con tan buen sabor de boca, tras ver una función tan impecable y con tan pocos handicaps, y de tan escasa importancia, que ni siquiera merece la pena mencionarlos.

Esta entrada fue publicada en Artículo, Concurso, Crítica, Teatro y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a El club de la corbata

  1. Liborek dijo:

    No podia dejar tu pagina sin antes dejarte saber que disfrute mucho la informacion en ella.

  2. Idda dijo:

    He encontrado muy buen material aqui. Lo agregue a mis favoritos para volver a visitar la pagina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *