Crítica Exam

Nota: 5,25

Ficha técnica:

Título original: Exam

Año: 2010

Director: Stuart Hazeldine

Reparto: Adar Beck, Gemma Chan, Nathalie Cox, John Lloyd Fillingham, Chukwudi Iwuji, Pollyanna McIntosh, Luke Mably, Jimi Mistry, Colin Salmon y Chis Carey.

Guión: Stuart Hazeldine y Simon Garrity.

Nacionalidad: Inglaterra.

Fecha de estreno: 17/06/2010

Quedarse a medias y marear la perdiz es lo peor que puede hacer un director con un buen guión, y este error se vuelve garrafal si, encima, el director es uno de los guionistas. Es una lástima como una buena idea (buena, que no es lo mismo que original) se desaproveche con unos tintes sci-fi de tercera que no le hacían ninguna falta a la historia.

La premisa de la película resulta hasta intrigante: una poderosa y omnipotente multinacional, capaz de mover millones y millones de dólares a cascoporro, lleva a cabo un retorcido proceso de selección para contratar a un ayudante directo del fundador y máximo accionista de la mastodóntica organización. Ocho aspirantes son los que han sobrevivido a unas mencionadas duras pruebas de selcción… pero queda la última. El último obstáculo que deberán superar los ocho aspirantes consiste en superar una cuenta atrás de 80 minutos, dentro de una habitación, qué parece un bunker, para contestar a una pregunta que tienen ante ellos, supuestamente, en un papel al que deben dar la vuelta al comenzar a descontarse segundos el reloj. Solo tres reglas: el que solicite salir de la habitación, quedará eliminado; quién se dirija al guardia de seguridad o al examinador, quedará eliminado; quién estropee accidental o voluntariamente su papel, quedará eliminado. Tras enumerar las leyes que deberán acatar los aspirantes, el examinador se marcha para observarles a través de una mampara, dejándoles sólos en la fría habitación bajo la atenta mirada de un guardia de seguridad armado con una pistola.

Hasta este punto, todo pinta bien, muy bien, incluyendo los títulos de crédito, que sirven como desconcertante carta de presentación de los aspirantes, pero a raíz de la primera expulsión, la película pierde enteros a pasos agigantados desde el momento en que los personajes comienzan a hablar, convirtiéndose la obra en una película sosa, floja, con unos caracteres muy sugerentes pero desastrosamente desaprovechados, escasos momentos de tensión, diálogos con poca chicha y ese giro a la ciencia ficción, con una infección que asola el globo y unos fármacos milagrosos.

Qué la película decaiga en ritmo o interés es perdonable, pero entrar en temas cinctífico fantásticos, en una película que trata de un proceso de selección laboral que debe llevar a los personajes al límite, me hizo reír y abochornarme en lugar de interesarme o mantenerme en tensión.

Estamos ante un film de cartón piedra, donde los personajes se supone que son la creme de la creme, pero en ningún momento demuestran sus facultades intelectuales de manera aplastante. Es más, el proceso inicial de selección parece hasta cómico, pues no se entiende que a la prueba final llegue un chulo de playa, un autista, una psicóloga, un jugador, dos secretarias, una ilusa y un negrata pendenciero. Tengamos en cuenta también los diálogos de besugos que se generan en ciertas ocasiones, así como el quiero y no puedo del que hace gala el director, incapaz de llevar al extremo los conflictos que se inician en la sala, dejando siempre al espectador a medio gas. Para muestra, un botón: el final, con un giro Disneyniano (no quiero destripar nada, pero las resurrecciones por regeneración espontánea sobran en trhillers psicológicos) y desvelándose la identidad del topo, que se baraja en el ecuador de la cinta, quedando todo cogido un poco por los pelos.

Aún así, no todo es basura en esta película, ya que los valores de producción son impecables, así como la fotografía, con unos planos siempre perfectos y unos juegos de luces muy sugerentes. Pero claro está, si solo quieres pasar el rato con una buena película, estos son factores poco valorables por el público palomitero, y para el resto de público más selecto, que la fotografía y producción sean efectistas, no compensa todo el desequilibrio que mantiene el film en todo su metraje.

En referencia al plantel interpretativo, los actores están bien escogidos y hacen lo que pueden con el material con el que les ha tocado lidiar. Todos están a buen nivel y realizan un trabajo coherente, sin llegar a destacar ninguno en especial, pero es que tampoco se les puede exigir más, puesto que ni el guión ni el director consiguen llevarlos más allá. Esto se suma al hecho de que los conflictos no se llevan al extremo y, en consecuencia, los actores, al igual que el conjunto de la película, circulan todo el trayecto dando tumbos, cómo perdidos por un enrevesado entramado de caminos que no ceben muy bien a donde les lleva.

Yo, por mi parte, me quedo con un sabor agridulce por culpa de un film que, como la industria acostumbra a hacer, nos promete muchísimo más de lo que nos da. Y esto hace que la labor de producción, el elemento que está mejor trabajado, no luzca como debiera; y es que ya me diréis quién es el guapo/a que se chupa hora y media de película y se queda satisfecho porque la película esté muy bien trabajada en susodicho y parámetro. En fin, una más de las enormes decepciones me he llevado últimamente. Evitadla si podéis y no os dejéis engatusar por la engañifa del trailer.

Esta entrada fue publicada en Crítica, Intriga, Misterio, Thriller y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Crítica Exam

  1. María del Mar dijo:

    Buenas, soy María del Mar

    Acabo de ver la película y de leer tu crítica para así poder saber que no soy la única persona a la que la película se le ha quedado corta. Solo le escribo porque me siento comprendida gracias a su crítica, ya que pienso lo mismo que usted. Es una pena que con una gran idea, la hayan plasmado tan mal.

    Gracias por su atención. Un saludo 🙂

  2. Estef V dijo:

    La película muy pretenciosa y termina siendo churra. La vi por un tema de una materia de RH de donde debo sacar un análisis. La idea no era tan mala, pero hay elementos que son muy forzados y sinceramente al final deseaba que todos se murieran. Curiosamente la más sosa es la que se queda con el puesto, me recuerda a cuando en las películas sobrevive el más inútil. La cuestión con las súper medicinas curativas es tan churro, que llega a ser ridículo. Por cierto, alguien pensó en Mia Kalifa al ver a la morocha? jajajaja!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *